La corrupción cuesta a los españoles 90.000 millones al año

1.237 2
 #1
Escrito   2  0  
Gürtel, Bárcenas, Palma Arena, Nóos, Cooperación, Imelsa, Fundación, Malaya, Orquesta, Taula… Más de 175 tramas desde que comenzó la democracia, 126 originadas solo entre PP y PSOE, 1.660 causas en 2013, en datos del Consejo General del Poder Judicial, y hasta 125 casos de corrupción en 2016, según la hemeroteca de El Huffington Post.

La corrupción saquea las arcas del Estado, las reservas que financian los servicios al ciudadano, sus derechos y prestaciones sociales, denuncia Jesús Lizcano, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid y presidente del capítulo español de Transparencia Internacional, la primera entidad mundial de prevención y lucha contra la corrupción, este viernes 9 de diciembre, Día internacional contra la corrupción.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cifra en 90.000 millones de euros al año el coste de estos delitos en España. Más de la mitad, 47.500 millones de euros, el 4,5% del PIB, corresponde a sobrecostes administrativos por las deficiencias en el control de las contrataciones públicas. Por esto dice Jesús Lizcano que la corrupción es un impuesto implícito al ciudadano, una pérdida, un gravamen imprevisto que no se factura y no se presupuesta. Los otros 40.000 millones son absorbidos, directa o indirectamente, por las muchas formas de corrupción existentes.

Esta lacra cuesta más de 500 euros al año a cada español, una cifra en ascenso al ritmo que aumentan los casos de corrupción, a una media de diez nuevos al mes. Solo en dependencia, el recorte fue de 1.234 millones de euros entre 2012 y 2014, casi la misma cantidad defraudada en el caso de los ERE (1.200 millones de euros), más de la mitad del caso Pujol (3.000 millones de euros) y la mitad de la factura del caso Malaya, con 2.400 millones en comisiones y blanqueo de capitales. Un despilfarro de fondos públicos que, para el presidente de Transparencia Internacional en España, roe los pilares de nuestro estado de bienestar.

¿Todavía la corrupción en España se asienta en cemento?

La corrupción se ha mudado desde la construcción a la contratación y a las subvenciones públicas. Conocemos macroproyectos, aeropuertos, estaciones de tren o de tranvía cuya rentabilidad económica y retorno social son cero. Este tipo de obras, que se conceden sin la más mínima garantía, generan riesgos económicos considerables que recaen sobre la ciudadanía. Cuando el juez determina el derribo de la obra o el cierre de la instalación, el perjudicado es el ciudadano.

Debes estar logueado para poder ver los enlaces.

Defender este sistema podrido de partidos, sectas que nos cuesta a cada ciudadano unos 500€ o mas al año, aparte de todos los impuestos indirectos y la hacienda publica, hay que trabajar, pagar para que nos mientan, nos endeuden y nos hundan en la miseria....

La POLÍTICA el arte de buscar problemas, encontrarlos, y no hacer nada.
LA TIERRA NO PERTENECE A NADIE, SALVO AL VIENTO. Y TODO ES FALSO, SALVO ALGUNAS COSAS..La crem de la crem...
 #2
Escrito   0  0  
Y luego vas tú a pedir un subsidio porque no tienes ni para un mendrugo de pan y te dicen que una m.......pa ti y que si quieres ayuda te vayas a Caritas (y es verídico porque me ocurrió a mí hace unos años....), pero tooooma corruptos viviendo como Reyes y librándose de todo como Urdangarín y compañía....Te juro que cada día me da más asco el sistema de este país........¿Hasta cuándo aguantará la gente?

Hay tres lecciones básicas que aprender en la vida:
- NO CONFIAR en nadie
- NO ROGARLE a nadie
- NO ESPERAR nada de nadie
 #3
Escrito   0  0  
quote:
Originalmente escrito por @markting
Gürtel, Bárcenas, Palma Arena, Nóos, Cooperación, Imelsa, Fundación, Malaya, Orquesta, Taula… Más de 175 tramas desde que comenzó la democracia, 126 originadas solo entre PP y PSOE, 1.660 causas en 2013, en datos del Consejo General del Poder Judicial, y hasta 125 casos de corrupción en 2016, según la hemeroteca de El Huffington Post.

La corrupción saquea las arcas del Estado, las reservas que financian los servicios al ciudadano, sus derechos y prestaciones sociales, denuncia Jesús Lizcano, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid y presidente del capítulo español de Transparencia Internacional, la primera entidad mundial de prevención y lucha contra la corrupción, este viernes 9 de diciembre, Día internacional contra la corrupción.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cifra en 90.000 millones de euros al año el coste de estos delitos en España. Más de la mitad, 47.500 millones de euros, el 4,5% del PIB, corresponde a sobrecostes administrativos por las deficiencias en el control de las contrataciones públicas. Por esto dice Jesús Lizcano que la corrupción es un impuesto implícito al ciudadano, una pérdida, un gravamen imprevisto que no se factura y no se presupuesta. Los otros 40.000 millones son absorbidos, directa o indirectamente, por las muchas formas de corrupción existentes.

Esta lacra cuesta más de 500 euros al año a cada español, una cifra en ascenso al ritmo que aumentan los casos de corrupción, a una media de diez nuevos al mes. Solo en dependencia, el recorte fue de 1.234 millones de euros entre 2012 y 2014, casi la misma cantidad defraudada en el caso de los ERE (1.200 millones de euros), más de la mitad del caso Pujol (3.000 millones de euros) y la mitad de la factura del caso Malaya, con 2.400 millones en comisiones y blanqueo de capitales. Un despilfarro de fondos públicos que, para el presidente de Transparencia Internacional en España, roe los pilares de nuestro estado de bienestar.

¿Todavía la corrupción en España se asienta en cemento?

La corrupción se ha mudado desde la construcción a la contratación y a las subvenciones públicas. Conocemos macroproyectos, aeropuertos, estaciones de tren o de tranvía cuya rentabilidad económica y retorno social son cero. Este tipo de obras, que se conceden sin la más mínima garantía, generan riesgos económicos considerables que recaen sobre la ciudadanía. Cuando el juez determina el derribo de la obra o el cierre de la instalación, el perjudicado es el ciudadano.

Debes estar logueado para poder ver los enlaces.

Defender este sistema podrido de partidos, sectas que nos cuesta a cada ciudadano unos 500€ o mas al año, aparte de todos los impuestos indirectos y la hacienda publica, hay que trabajar, pagar para que nos mientan, nos endeuden y nos hundan en la miseria....




O me estaña que se diga que España es un país rico, con lo que se roba y aún así , hay dinero .emoticon facepalm menudo país

Hay que buscar sin flaquear, para encontrar lo que necesitamos.
Volver a Política