De La Vogue se pega la gran vida en Nueva YOrk

425 0
 #1
Escrito   0  0  
LIBERTAD DIGITAL

La famosa "austeridad" pregonada hasta la saciedad por Zapatero no es aplicable para su mano derecha, la vicepresidenta María Teresa Fernández De la Vega. Junto a las críticas que suscitó su vestuario en mitad de una catastrófica situación económica, ahora los "palos" le llueven desde dentro de los propios ministerios.

Existe un malestar evidente con sus "caprichos" neoyorquinos en Exteriores. El encargado de desvelarlo lo ha hecho con nombres y apellidos: nada menos que el ex diplomático Inocencio Arias, que fue subsecretario de Exteriores, ex embajador ante Naciones Unidas... cuenta a sus espaldas con un currículum que certifica su seriedad.

Pues bien, según cuenta en su blog de El Mundo, cuando llegó a España desde el último de sus destinos –consulado de España en Los Ángeles- se topó con la cruda realidad de nuestro Ejecutivo. Él mismo narra que, a su llegada se percató de que: "los tiempos son austeros y el Ministerio ha decidido que los diplomáticos que se jubilan, aunque realicen un desplazamiento de 17 0 22 horas, han de viajar en turista. Esto es nuevo, los subdirectores de los Ministerios y no hablemos de la gente de las Autonomías siguen desplazándose en 'business' en tramos de siete horas" señala.

Por lo tanto, se vio obligado a regresar en un viaje con escala de 17 horas: " Colegí que era un nuevo mazazo a la profesión diplomática pero que estamos en crisis y hay que apretarse el cinturón".

Las sorpresas no acabaron ahí: "Llego a Madrid y leo que debuto en mi condición de jubilado con congelación de la pensión. Esto es más serio aunque, razoné de nuevo, todos tenemos que sacrificarnos para enderezar el país" continuó alentándose Arias.

Y aquí viene lo gordo: "Pero hete aquí que voy al Ministerio, donde el ambiente hierve con el recorte salarial de los funcionarios . Y te cuentan cosas, bastantes. Una interesante son los viajes de la señora De la Vega".

La "elegante" y "frugal" vicepresidenta se monta viajes con pretextos dispares: un concierto en la ONU patrocinado por España, la organización de un seminario sobre la transición española.... Sobre la presencia de la vicepresidenta en el seminario, Arias asegura: "en época de vacas flacas, es discutible, la necesidad de la presencia de toda una Vicepresidenta en un seminario a los 25 años de la transición celebrado en español y para un puñado de universitarios".

Pero el problema fundamental es cómo se realizan esos viajes: "no se anda con chiquitas", explica Chencho. "Se lleva el avión oficial, el grande, la acompañan un mínimo de cuarenta personas, lo que significa un mínimo de 400 dólares de hotel por persona cada día, dietas" asegura.

Son perfectamente comprensibles los adjetivos que dedica Arias a De la Vega, y a la actitud del Gobierno en general: "frívolo" y "contradictorio". Tanto más cuando predica austeridad y practica consumismo y excesos. Pensionazos, tijeretazos, y congelación para unos... lujosos viajes para otros.

El diplomático concluye, demoledor : "¿Tiene la Vicepresidenta que ir a un concierto en Nueva York con cuarenta personas, utilizar el avión grande, acudir con una corte a hoteles de postín, etc... con la que está cayendo? ¿Cuántos sobran? Como diplomático casi me da igual, aunque sus dos rumbosos periplos hayan coincidido con lo que se me negó a mi. Como ciudadano y contribuyente creo que la Vicepresidenta o el Gobierno me está tomando el pelo".

A la mancha manchega, que hay mucho vino
mucho pan mucho aceite, mucho tocino
y si vas a La Mancha no te alborotes
porque estás en la tierra de D.Quijote

MANZANARES (Ciudad Real)
Volver a Política